sábado, 27 de abril de 2013

Aco querido,
En ti nací, de ti me fui y en ti volveré,
Te amo y te confieso que mi corazón añora tus brazos
Añora un instante del fulgor de los rayos de tu mirar

Añora mi corazón el cantar de tus aves, asomando la mañana
Felicidad entera habitan en tus valles y quebradas,
Añoro el verde de la esperanza que mi amor perdió en tierras lejanas.

Hoy te extraño mi Aco querido,
Hoy quiero cantarte y ofrecerte mi perdido amor,
Sé que cual hijo prodigo me hallo lejos de tus caminos y tierras.

Madre querida, volveré a morir en tus brazos,
Sigo amándote cuando me marcho muy lejos, es lo que Cabral decía
Y un corazón sin distancia quiso Cabral para volver a su pueblo.

No quiero la distancia,
No quiero tus lágrimas en la despedida cada vez que parto a tierras extranjeras,
Quiero verte alegre mi Aco querido, pero sé que hoy estoy lejos de ti
Sé que no veo tu dulce suspirar de una copiosa lluvia en tus tierras.

Sé que no veo tu lamento por la aridez de tus tierras cuando apremia la sequía,
Te amo, nací de las polvorientas tierras de tus huertas,
De tus entrañas vine a este mundo

Madre querida, hoy quiero contarte que estoy lejos de ti
Y me siento triste,
Perdí el corazón que me diste en una tierra lejana

Madre querida, perdóname por olvidarme de ti,
Perdóname por no evocar tu recuerdo y volver a tus tierras;
Y perdóname porque mi vida está en estas tierras extranjeras.

Madre mía, quiero pedirte que me esperes,
Mi vida entera la hago en otros terruños,
Pero sabes madre querida que siempre viviré pensando en ti.

Te amo, y sabes que un día volveré a unirme a ti,
A cubrir con mi cuerpo tus valles y mi voz forme parte del soplo de tus vientos,
Y mis lágrimas formen parte de las tuyas para que tus tierras sean más fértiles,

Volveré, pronto a tu lado.

TE AMO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada