martes, 13 de abril de 2010

Una y otra vez he intentado verte

Una y otra vez he intentado verte,
Muchas veces me escondí tras tu mirada, pues temí quedar ciego si te viera. Creo que alguna vez te dije mi timidez huye de tu hermosura…. Temí y temo quedarme sin lo único que puedo ofrecerte y que hoy te entrego, mi corazón.

Quiero que sepas que te quiero mucho, quiero que sepas que es mi corazón quien te elige como su reina.
Tu reino es mi corazón, pero sé mi amor que ella no es tu nación y tampoco tu terruño.
Soy una isla clamando tu gobierno, pero tu reino es ajeno a esta trémula y árida tierra.

No repares mi amor en preocuparte por el abandono de tu reino pues es mi corazón enamorado el mejor guardián de tu trono.
Es él quien siempre vela por mantener encendida la llama del fuego real de tu mirada en mi recuerdo, en mi presente y en mi futuro.
Es a través de estas líneas que hablo contigo,

Hoy… mi vida, en esta noche de verano solicito una audiencia contigo, solicito una audiencia a mi reina…
Pero sé mi reina que ocupan tu tiempo y tu vida el futuro de tus lejanas tierras,
Comprendo que debo seguir cual Penélope esperando tu retorno y tu reinado,
Espero en el viejo vaivén del recuerdo, viendo el estandarte de tu sonrisa.
Izo a cada instante ese estandarte, pues en ella canto el himno de mi amor,

En ella canto y le cuento la ilusión de mi corazón.
Es a ella a quien le cuento de mi amor, es a ella a quien le entrego mi corazón.
No existe mi vida, ni existirá fuerza extranjera que se atreva a bajarla del pedestal donde se encuentra.

Esta noche, quiero contarte que hay días en el cual el viento sopla sobre tus hombros, y en cual susurro de la noche oigo tu voz en silencio y cierro los ojos, pues la esperanza me dice que llegarás, en ese momento viro la mirada al cielo y las estrellas dibujan tu rostro, el viento simula tu voz y la tierra toma tu cuerpo. En ese minuto es que quiero morir para que una parte de mi cuerpo se convierta en parte de tu luz, para que una parte de mi vida siga el soplo de la brisa del viento, para que una parte de mi vuelva al polvo de la tierra y se una a tu cuerpo…

Quiero contarte que hay días en los que hay rebeldes que tratan de bajar tu estandarte, y es en ese minuto que llega montado en un caballo blanco, cual caballero andante, con una vieja armadura y una espada que lleva tu nombre el mayor defensor de tu reino, mi corazón.
Es ella quien devela la vil sedición, es ese caballero quien vela por tu reino, mi corazón con la mejor espada del mundo, mi amor.

Es eso lo que hoy te ofrezco,
Mi amor,
Mi vida,
Mi corazón.

Esta noche mi vida fui condenado al exilio, mi condena dice que ya no estaré más en tu reino,
No quiero irme, quiero quedarme eternamente a tu lado, te lo dije y te lo digo una vez más.
Sin embargo hay voces que me gritan: “vete!, no debes estar aquí”. El guardián de tu reino no puede luchar contra todos ellos, son muchos.

Traza una estrategia y evade el ataque, traza otra y repele la carga. Sin embargo se encuentra cansado, se encuentra fatigado, ávido de fuerzas para derrotar la rebeldía, si tan sólo pudiera contar con una palabra tuya,
Si tan solo pudiera contar con una sonrisa tuya, sin embargo el tiempo no mengua las fibras de tu estandarte.

sábado, 10 de abril de 2010

Quisiera decir te quiero

Quisiera encontrar una forma de decir te quiero,
Quisiera dibujar mis palabras con un sorbo de mi voz,
Buscando en la paleta de los colores de mi mente hago un intento esta noche,
hago un intento de combinar sus tonos para hallar colores que honren tu belleza.

Quiero borrar esta noche del lienzo de mi amor el color de la envidia,
Quiero borrar de mi lienzo el color del dolor y la tristeza,
Quiero regalarte primaveras que lleven tu nombre,
Quiero pintar una brisa de verano cubriendo tu rostro y tus cabellos.

Quiero pintar una tarde de otoño cuyo ocaso sea digno del color de tus ojos,
Quiero pintar un eterno brillar del sol para que ilumine tu vida y tu corazón.
Quiero pintar estrellas en tus sueños, para ilumine que tu camino y lleven tu mano a la senda de la felicidad
Quiero pintar una barca llamada libertad, que me lleve a las costas de tu corazón y ser un naufrago de tu amor.

Quiero pintar olas que conjuguen el mar con la brisa del viento que sopla sobre tus hombros,
Quiero contar tus suspiros y que el viento lleve mi aliento y mi vida entera sea tu respiro,
Quiero pintar tus sueños, y en tus sueños regalarte la felicidad entera y la vida sea un sueño.

Quiero pintar un mañana, un presente y un futuro,
Y una vez culminada la obra, quiero renacer en tus ojos.
Quiero que sepas que cada trazo tiene la tinta de mi amor, lleva la firma de mi amor y tu la eterna inspiración.

Te amo.